martes, 14 de mayo de 2013

findesemana

Ella se va poniendo cada vez más linda,
como si los años, las horas,
los días la envolvieran  de sí  misma,
y solo puedo suspirarla.

El mate, algunos abrazos sorpresas,
un vino,
y se fue el findesemana
dejándome tranquila y sola en una ciudad
donde jamás me siento sola del todo.

El viernes pudimos bailar dice sonriendo,
recordando quizás mis caras fuera de ritmo,
 o de alguien más, que seguro la miraba…  
y no puedo creer
que cuando la abrazo en la calle
la vuelva una parte de mí.

Se le dibuja un vestido de flores en el cuerpo 
la pierdo por momentos
y la encuentro  conversando con el viento,

¿Sería una torpeza decírselo?
Volver palabras tanto encanto
¿para qué?
Si así tan suelta pareciera flotar entre la gente
y los puestos del paseo,
el olor a sahumerios y panes rellenos.

Así que la dejo ir una vez más,
sin decir nada,
sin siquiera esperar
a que se pierda en la esquina… 




2 comentarios:

  1. leyendo tu texto me imagine en el paseo de los artesanos de córdoba, sos de ahí?

    ResponderEliminar
  2. vivo en cba sí... me alegra que se perciba eso... gracias!

    ResponderEliminar