domingo, 28 de octubre de 2012

ciudades lluvia


Los días grises caen a las ciudades desde arriba,
aplastando ánimos,
empujando hacia las casas,
a las camas.

Las parejas acurrucan sus pies entrelazados
y devoran películas y labios,
se miran desde cerca y cucharean… con todo el cuerpo,
y frente a toda aventura,
se vuelven uno.

Los niños se aplastan contra las ventanas
y miran desde lejos las hamacas  mojadas y vacías
empujando con el viento invisibles ganas de jugar…

 Algunas de mis amigas se entregan a las siestas,
sin filtros, sin vueltas, sin culpas.
Cierran cortinas, puertas y ojos.

Mi papá se abraza a algún libro,
mi mamá juega al solitario.


Y yo me dedico a caminar ciudades mojadas,

ciudades-lluvia.

Un café me invita con sus rojas espumas

y ahí siempre

te/me encuentro/encontrás


Los dedos juegan con los granitos de azúcar,
te huelo en el vapor del café
y entre libros cómplices
nacen soles, para los dos

No hay comentarios:

Publicar un comentario