jueves, 19 de enero de 2012

y algunas mariposas...

Ocho giros da una mosca
antes de posarse en tu espalda,
la ha enloquecido el olor de la parra,
y tanta dulzura matutina.

Te miro quizás solo para guardarte en mi memoria,
que me quedes impregnado,
jugar un poco más al amor,
un poquito más de la cuenta

Una mosca se cuela en nuestra manera tan extraña de querernos,
enroscándonos
conociéndonos
Desde acá no logro distinguir tu piel de la mía,
y me gustaría pasar así el verano entero.

Entero enero,
enero para amantes,
para estrecharme a tu perfume.
Y mariposas

Nace una canción,
un pupo jugando a ser un mundo,
y una mosca atolondrada entre los dos.