domingo, 28 de octubre de 2012

ciudades lluvia


Los días grises caen a las ciudades desde arriba,
aplastando ánimos,
empujando hacia las casas,
a las camas.

Las parejas acurrucan sus pies entrelazados
y devoran películas y labios,
se miran desde cerca y cucharean… con todo el cuerpo,
y frente a toda aventura,
se vuelven uno.

Los niños se aplastan contra las ventanas
y miran desde lejos las hamacas  mojadas y vacías
empujando con el viento invisibles ganas de jugar…

 Algunas de mis amigas se entregan a las siestas,
sin filtros, sin vueltas, sin culpas.
Cierran cortinas, puertas y ojos.

Mi papá se abraza a algún libro,
mi mamá juega al solitario.


Y yo me dedico a caminar ciudades mojadas,

ciudades-lluvia.

Un café me invita con sus rojas espumas

y ahí siempre

te/me encuentro/encontrás


Los dedos juegan con los granitos de azúcar,
te huelo en el vapor del café
y entre libros cómplices
nacen soles, para los dos

lunes, 2 de abril de 2012

entre girasoles...

Te han visto,
desfilando entre girasoles,
arrebatando silencios,
bailando en la luz.
Corriendo
lejos de los espejos y  las miradas,
huyendo de algún mal sueño,
jugando a ser espuma
y sol.

Yo te he visto,
disfrazada de esmeralda,
esperando algún milagro,
dibujando alegría,
escribiendo cartas de amor.

Y
mientras ahuyentabas sentimientos tenues,
abrazabas espadas,
y entregabas a quien quisiera
una miga de amor…

Te viste...
               y fue maravilloso!

jueves, 19 de enero de 2012

y algunas mariposas...

Ocho giros da una mosca
antes de posarse en tu espalda,
la ha enloquecido el olor de la parra,
y tanta dulzura matutina.

Te miro quizás solo para guardarte en mi memoria,
que me quedes impregnado,
jugar un poco más al amor,
un poquito más de la cuenta

Una mosca se cuela en nuestra manera tan extraña de querernos,
enroscándonos
conociéndonos
Desde acá no logro distinguir tu piel de la mía,
y me gustaría pasar así el verano entero.

Entero enero,
enero para amantes,
para estrecharme a tu perfume.
Y mariposas

Nace una canción,
un pupo jugando a ser un mundo,
y una mosca atolondrada entre los dos.