jueves, 28 de abril de 2011

comer ciruelas


Otoño en la piel,
en las manos,
otoño en su sonrisa,
en la mañana.
Otoño en cada casa,
en los mates,
otoño de madrugada,
en amarillo y verde,
en las poesías.
Otoño para dormir de a dos,
para comer ciruelas
y abrazarse más fuerte,
otoño en mi valle
otoño en mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario