lunes, 21 de marzo de 2011

sábado, 19 de marzo de 2011


Son las distancias entre uno
y otra.,
entre sus miradas cómplices y abanicos de salón.
Son las dudas,
los temores de reloj,
las ideas convencionales,
son las ironías y los besos secos.

Camino en tu voz sin acentos
y descubro
cuan lejos estás
de esto que yo llamo amor.
Para mí es como el azúcar.
Una cucharada de azúcar deshaciéndose en la lengua,
y las cosquillas.
Es como las cosquillas.

No puedo hablarlo otra manera.

Es como el azúcar,
las cosquillas,
o los dedos en el agua,
el bamboleo de la gelatina
o rascarse la cabeza mucho tiempo.

No existe la palabra,
bah, existe, pero lo asesina todo.

Es….
como aprender a atarse los cordones
o mirar hacia abajo desde el 19º piso,
asustar a alguien,
un abrazo en el medio de la calle.

Es…

es como aplastar las bolitas de aire de las bolsas de plástico,
o caminar desnuda por la casa.
Como el chocolate con almendras
o gritar en la montaña rusa.

Es como acordarme de vos en el colectivo,
la espuma del jabón,
el olor a tierra mojada.

Es como ver tu panza cerca de mi ombligo,
y bailar.

Es mirarte a los ojos,

Es…

es como el azúcar.

Una buena cucharada de azúcar