sábado, 17 de septiembre de 2011

-*-*-*-*-*-*-*

"Para hablar de vos

primero tengo que sonreír.

No puedo decirte

nada más sincero que eso"


jueves, 15 de septiembre de 2011

sensaciones primaverales

Sospecho que esta bella parafernalia
se debe a que es septiembre,
y en el aire se nota.
Será que el vientito trae promesas amorosas
y bailes surrealistas.

Abro la ventana y ahí me choca septiembre de frente
y sin sutilezas,
entre abrazos secretosos
y algunas canciones
estampadas en las caras.

Es septiembre.
Una colegiala me lo recuerda desde temprano
y lo vivo a flor de piel,
saboreando una risa de melocotón.

Es septiembre
(mi amor)
en mi casa de papel,
y en las deliciosas lunas que cuelgan desde el balcón.

Es septiembre para besarse sin tantos protocolos,
y desenmarañarse del invierno
abrazando la idea de calor entre dos
y sobrevolar en la brisita matutina
desde la cama al corazón.

viernes, 29 de julio de 2011

Aquí...

De este lado…
saltamos fronteras sin movernos de la mesa
Aquí se vive descalzo,
se sueña de pie.

De este lado…
somos extraños felices sin miedos,
envueltos en mates de peperina
y una taza de café.

Aquí aprendí a comer despacio,
a vivir de lleno,
a sentir más.
A que las lágrimas secan espinas,
y se vive, se ríe,
y se dibuja el pelo en la brisa

De este lado
(del más allá)
se trabaja en horas fuertes,
se viaja con el tambor,
y se crece de alegría en alegría,
sin tiempo para dormir.

Aquí descubrí
que la vida es una fiesta de sonrisas
y abrazos en canción.
que se baila aunque no lo esperes,
y se quiere de más
para no perder el envión.

Aquí vivimos en colores frambuesas,
anillos en muñecas
y aros de sol.

De este lado
Se respira belleza,
se vive, se sueña,
se nace y se espera,
se crea, se canta
se abraza, se besa.
Aquí se quiere
Aquí estoy yo


martes, 12 de julio de 2011

adios en la ciudad

Solo levantó la mirada para decirle adiós.
Se dio ese pequeño lujo entre los labios
sin respirar siquiera.
Tres pisos más abajo ya lo lamentaba
mirando su reflejo bajo la luz cruel del ascensor.

En la puerta encontró a un perro husmeando la basura
a un taxista tocando bocina,
y a un policía abusando de su patético azul,
pero ella siguió caminando
esperando llegar al menos hasta la parada
sin llorar.

Subió a un A7 de hora pico
y se amontonó,
como una más...

lunes, 4 de julio de 2011

"hola"

alguien dice "hola"
y cambia una faz del mundo.

entre lo incuestionable
e invisible
los colores tienen otros brillos
los aromas se mezclan,
y todo suena a xilofones.

y si se desliza en lo mutuo
no queda más
que perder el tiempo en caricias exquisitas,
saltar la cuerda enredada en besos
y abrazar sin excusas,

para abrazarse de nuevo.

sábado, 2 de julio de 2011

lunes, 6 de junio de 2011

sábado, 28 de mayo de 2011

y que las mañanas sean para recordar
















No sé si son los recuerdos vestidos de risas,
las caricias a escondidas,
o tantos besos que no logramos darnos,
pero hoy me desperté pensando en vos,
y en cortinas azules,
quedarían hermosas en la cocina.

No sé si alguien te nombró
o si solo son estos años
que vienen mal acompañados.
Tal vez sea solo que es abril en Cosquín,
y las hojas se pintaron de miel.

Caminar se vuelve ruido
y las canciones pasean por el río.

Tal vez hayan sido las siestas al sol,
nadando en viento oxidado,
un par de mates con peperina,
o la certeza de que no volverás pronto

pero pensaba en vos
envuelta en sábanas verde-turquesa
y reía…

jueves, 28 de abril de 2011

comer ciruelas


Otoño en la piel,
en las manos,
otoño en su sonrisa,
en la mañana.
Otoño en cada casa,
en los mates,
otoño de madrugada,
en amarillo y verde,
en las poesías.
Otoño para dormir de a dos,
para comer ciruelas
y abrazarse más fuerte,
otoño en mi valle
otoño en mí.

miércoles, 27 de abril de 2011

bsss

Balbuceaste un te quiero silencioso

dibujándome caricias en la mente,

y me quedé quietita,

para animarme

…a quererte

y a encontrarte

en las mañanas de mayo

en el olor a lluvia

en el instante preciso en que despierto

Escuché como a media voz me decías

(q u e d a t e…)

en mis caminos sinuosos,

en mis charlas musicales,

en mis sueños de revolución

en mi piel

Y nos hicimos un espacio entre los dos,

para caminar de la mano,

por las plazas y los temores

las rutinas, las deudas.

Y en los infaltables colchones nuevos

te balbuceo un te quiero,

(para que te quedes…)

en mis caminos musicales,

en mis sueños de piel

en mi revolución

sábado, 23 de abril de 2011

tic-tac-tic

Será cuestión de mirar despacio,

saltar el azul,

largar el ombligo

ser abril.


Cerrar historias,

comprar sahumerios rosas,

contar ovejas,

andar más en bicicleta.


Dar un pasito,

cantar canciones,

ajustar el cinturón

flotar un poco.


Tal vez ya sea momento de abrigarse en un abrazo,

soltar carcajadas,

cocinar bizcochuelos,

aprender a tocar la guitarra.


Perder miedos,

amar con calma,

respirar en suspiros,

conocer nuevos lunares,

nuevos besos…


Quizás vaya siendo hora

de abrir los brazos matutinos,

y dejarse querer

lunes, 11 de abril de 2011

andamos por ahí...


Estamos las personas que sonreímos

pensando en colores tornasolados,

cocinamos un manjar erótico y

bailamos…

sobrevolando la música.

Esperamos de pie trenes rojos

y saltamos en cuatro patas por un helado con almendras,

te gritamos al oído

pero te susurramos un abrazo eterno.

Nos miramos

y ahí encontramos promesas llenas de margaritas

y espejos pintados,

Sin premeditación,

salvamos el día con una sonrisa

Conservamos las frutas y las verduras en ensaladas mixtas

partimos el pan por el culito

y corremos de golpe por el pasto

persiguiendo recuerdos de la niñez

Si hay neblina cantamos canciones en inglés,

aunque no sepamos ninguna…

Cortamos flores y las ponemos en libros,

en páginas secretas,

dibujamos caracoles en el aire,

y exhalamos suspiros en balcones


a veces desaparecemos,

y se nos extraña,

debajo de los sauces en verano


pero volvemos con ropas de colores


a escribir cuentos


y a cazar la luna


lunes, 21 de marzo de 2011

sábado, 19 de marzo de 2011


Son las distancias entre uno
y otra.,
entre sus miradas cómplices y abanicos de salón.
Son las dudas,
los temores de reloj,
las ideas convencionales,
son las ironías y los besos secos.

Camino en tu voz sin acentos
y descubro
cuan lejos estás
de esto que yo llamo amor.
Para mí es como el azúcar.
Una cucharada de azúcar deshaciéndose en la lengua,
y las cosquillas.
Es como las cosquillas.

No puedo hablarlo otra manera.

Es como el azúcar,
las cosquillas,
o los dedos en el agua,
el bamboleo de la gelatina
o rascarse la cabeza mucho tiempo.

No existe la palabra,
bah, existe, pero lo asesina todo.

Es….
como aprender a atarse los cordones
o mirar hacia abajo desde el 19º piso,
asustar a alguien,
un abrazo en el medio de la calle.

Es…

es como aplastar las bolitas de aire de las bolsas de plástico,
o caminar desnuda por la casa.
Como el chocolate con almendras
o gritar en la montaña rusa.

Es como acordarme de vos en el colectivo,
la espuma del jabón,
el olor a tierra mojada.

Es como ver tu panza cerca de mi ombligo,
y bailar.

Es mirarte a los ojos,

Es…

es como el azúcar.

Una buena cucharada de azúcar

sábado, 12 de febrero de 2011

bichitos sobre el pasto


No podía sacarse los anillos amarillos de la mirada
por tanto refregarse los ojos.
Eso le divertía casi tanto como el hipo.
Lo buscó en el centro de ese fantasmagórico círculo para envolverlo en el sol
y escribir un poema desde los ojos.

Se convenció a sí misma que tanta cursilería
solo podía ser causada por días de verano
y se dejó ser dulce

Él con la guitarra era una canción,
aunque no se lo diría con esas palabras,
no sabía hacerlo,
solo tomó un panedero y lo envolvió en sueños de un solo soplido,
espolvoreando el aire de blanco.

“Me encantás”.
No podía decir nada más romántico.
“Me encantás”
y le dibujó a contrapelo una caricia.

Se convenció a sí misma de nuevo
-Es el calor-
y bajó al agua a mojarse los pies
mientras humedecía un te quiero para decírselo más cerquita,
más piel a piel.
Volaban bichitos cerca del pasto
y un par de mojarras le besaban las uñas
pintadas torpemente de rojo.

El frío en las pantorrillas le dio hipo
y volvió a refregarse los ojos
con las dos manos.

miércoles, 19 de enero de 2011

casi-cancion

No me mires más.

Si hay que decir adiós,

lo hagamos rápido,

sin pensarlo dos veces,

ni una sola vez.

Partir se vuelve tormenta,

cada quien por su camino,

lloviendo en pastizales.


No me mires más,

Ya lo sé,

lo lamentás.

y sabe a barro entre los dientes.

Si este es el adiós,

que sea breve,

que es largo aun lo que me queda

para vivir sin vos.


Tus ojos guardan un par de secretos,

por favor,

no me mires más,

las promesas rotas

hacen eco en la memoria.

Si hay que despedirse

lo hagamos sin canciones,

sin abrazos,

si me tocás…

todo se hace polvo.


No me mires más,

esto

es el adiós.

lunes, 17 de enero de 2011

...



Amaneció intranquila,
había vuelto a soñar con japoneses .
Se quedó en la cama escuchando los autos
un colectivo que doblaba violentamente la esquina
y a los japoneses,
marchaban en fila y bailando
volviendo hacia su inconsciente.
No lograba pensar.
Solía dejar al menos esos 5 minutos de su día
libres de pensamientos.

Miró hacia el costado
y descubrió que estaba sola.
La sorprendía eso cada mañana,
la Soledad le era extraña
o ella una extraña a la Soledad.

Ambas se levantaron,
fueron a tomar unos mates.
Se miraron a los ojos sin hablar,
haciéndose amigas
de a poco,
para acostumbrarse una a la otra
y a sus vicios de convivencia forzada.
Se tropezaron en el espejo del baño,
esperaron en silencio
hasta que
finalmente
se gustaron.

lunes, 3 de enero de 2011

e n e r o



Te quiero entre migajas de recuerdos y tardes de sol.

Te quiero en sonrisas y abrazos,

te quiero sin mí y alrededor.

No te busco.

No te extraño,

Te quiero,

así de intencional y hasta el hartazgo.


Te quiero para mirarte

delirando libertades ausentes,

te quiero entre los poros,

respirando vainilla y caramelo.

bajo las sábanas,

en la terraza,

en el sillón.

Te quiero en silencio para quererte de lejos,

entre las rodillas

y tu boca de frutas.

Te quiero sin sufrirte sin llorarte


sin modales anticuados,


sin parches,


sin ropa


y en mi cama