jueves, 1 de abril de 2010


siempre el camino espera

y los pies se inquietan en la ciudad,

vagando entre luces de faroles viejos

y miradas perdidas que no ven el cielo infinito

q se confunde con el mar

4 comentarios:

  1. hermoso todo.. las imágenes y las palabras. Dónde es?

    ResponderEliminar
  2. La rutinaria "ceguedad" que suele provocar la ciudad, y sus "... entre luces de faroles viejos/ y miradas perdidas que no ven el cielo infinito...".

    Escapar, prestarle atención de vez en vez a los pies que se inquietan, viene más que bien. Viene esencial.

    Estás prolífica, che Mar. Que bueno, que bueno (diría Pappo!)...

    ResponderEliminar
  3. AC, como le va señor? muchas gracias por sus halagos. el lugar es una playita hermosa llamada montaña roja en la isla canaria, Tenerife, tuve el privilegio de vivir alli un tiempo buscando entre mis pasos algo y bue...salieron cosas como esta

    maxus, ando prolifica esperando q la cantidad suplante la calidad jaja tengo q hacerme un llegue a su blog q anda vacio de mis comentarios che!

    abrazos

    ResponderEliminar
  4. Me encanta. Muy bello.
    Saludos desde Miespaciosolomio!

    ResponderEliminar