martes, 13 de octubre de 2009















el aire corre y sana las heridas del alma,
tal vez tu mente sincera sane algunas lagrimas
de este desquiciado corazón.
Pasearé tranquila de tu mano...
buscaré entre las gentes algunas tertulias
que solo a ti quisiera narrar
me encontraré con la muerte,
y susurrándole tu nombre al oído
me dejara ir en paz.
tal vez escuches mi llamado en la noche,
cuando te sueñe despierta
y te bese en el recuerdo.
pero quizás,
lo dudo,
lo deseo,
lo espero
…quizás no naufraguen en el olvido
y te lleguen vírgenes de sentido
y tu puedas hundirte en ellas
y llegar a mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario