martes, 20 de octubre de 2009

solo conservo una idea del mundo

No albergo más que dudas en las sienes
mientras palpitan amargamente en el paladar,
y saboreo lágrimas de rotos corazones
que explotan ante mis ojos
como yo vuelco las tristezas en el papel.
El silencio de un adiós me contempla desde un rincón del cuarto,
y yo naufrago en los porques que no te he dicho.
Escenas de paisajes destrozados que solo recuerdan viejas historias,
amores de otros, y lágrimas en el río

miércoles, 14 de octubre de 2009

al quererte quisiera...

Quisiera poder arrancar ciertas páginas de este diario,
borrar tristezas y palabras crueles.
Secar de mi rostro las lágrimas
que hieren la piel,
verte y sonreír.
Despojar a esta historia de sus tiranas rutinas,
descubrirte de nuevo,
limpio y con luz.
Arrebatarle a mi corazón
esta ira que mata en muerte lenta.
Amar sin llorarte,
amanecer tranquila,
dormir sin soñar.

Quisiera conocerte de nuevo,
que nacieras de nuevo en mi vida,
como la flor cuando ha pasado el invierno.
Quisiera creer en tus palabras,
aniquilar los demonios que las disfrazan.
Dejarme llevar por el viento,
una hoja libre y liviana.

Pero me han hurtado las esperanzas,
Me han clavado puñales mientras hacía el amor.
Todo duele, todo quema.
Las heridas no cicatrizan
y esta pena no sanará fácilmente.

Vivir no puede ser esto.
Quisiera vivir.

martes, 13 de octubre de 2009















el aire corre y sana las heridas del alma,
tal vez tu mente sincera sane algunas lagrimas
de este desquiciado corazón.
Pasearé tranquila de tu mano...
buscaré entre las gentes algunas tertulias
que solo a ti quisiera narrar
me encontraré con la muerte,
y susurrándole tu nombre al oído
me dejara ir en paz.
tal vez escuches mi llamado en la noche,
cuando te sueñe despierta
y te bese en el recuerdo.
pero quizás,
lo dudo,
lo deseo,
lo espero
…quizás no naufraguen en el olvido
y te lleguen vírgenes de sentido
y tu puedas hundirte en ellas
y llegar a mi.

alarido que escapa por mis sombras


Soy dueña de esta soledad marchita que se quiebra ante mis ojos.
El frío de tu ausencia enferma,
y lloran las flores por vos.
Son demasiadas las horas perdidas frente a mí misma,
buscando las marcas que hayas dejado en mi piel.
Los balcones se suicidan de a uno,
el mundo acaba y vuelve a comenzar,
tristemente,
como si nada hubiera cambiado.
La gente por la calle ignora este alarido silencioso que escapa por mis sombras.
Paisaje entre las líneas de la noche,
instante que le arrebato a la vida para quedarme callada en la oscuridad del tiempo.
Solo para contemplarme,
y ser testigo de tus actos más audaces,
reflejos de mi mirada
y mis deseos funestos.
Esperaré bailando en la calle con mi locura,
desvestida de mí,
jugando con mi soledad a la escondida.

lunes, 12 de octubre de 2009

mire hacia vos


¿Hay esperanza, acaso, de encontrar entre las piedras alguna flor blanca que dilate este rayo de sol?
Miré en la dirección del viento y descubrí paisajes insanos, invisibles guardianes de tesoros de nadie, que se pierden en la bruma matutina y se desgarran en el sueño… amortiguados solo, con unos cuantos besos.
Miré a través de la mirilla y tu forma se agigantó -imagen de lo impuesto, enormidad que todo lo posee, todo lo es…- tan solo para empequeñecerse un segundo después.
Escribiré la canción que me pediste. Inventare las frases sencillas que tus oídos buscan y no dicen nada. Pero no soy eso, no soy ni el espejo de la primavera que ríe falsamente mientras sacude las caderas.
Soy la estrofa que se corta en la primera edición; soy la moza, la altanera, la que habla sola en el sillón de los enamorados. Soy eco entre los huecos de la cama, amante prisionera de mi razón. Cuando duermes yo me quedo despierta, y no soy más que un espejismo de mi propia sombra, padeciendo pesadillas ensangrentadas de amor. Soy un fuego en el desierto, arena pisoteada por el mar.
Miré por la ventana y descubrí que no quedan paisajes desde mi balcón. Tiemblo al mirar tus ojos, me estremezco al poseer tus labios; y aun así ya soy inerte, estoy extinta. Golpeare las palmas en la casa del vecino, diré las palabras que esperas que diga, encontrare los pasos, venderé mi piel al sol, solo para verte sonreír.
Alcanzo a ver mi cuerpo ahogándose desesperado en la multitud. Rescátame, víveme, haz un cielo solo para mí. Veo el nefasto futuro cernirse sobre mi y corro a tus brazos mas están paralizados por el miedo, y lo comprendo: No soy tu nombre, no soy tu voz, no digas nada… no puedes alcanzarme ya.

viernes, 9 de octubre de 2009

historia de un jueves frustrado...

Nada ha sucedido si ustedes no son testigos…
fieles atentos de lo ajeno,
silenciosos jueces de lo que no comprenden.

Por eso Huyo
del imperio de tu imagen-oferta al mejor postor,
de las risas hilarantes de quienes no han aprendido a sonreír
huyo de vos,
y de cuanto haya de vos en mí,

Me escabullo en las entre-líneas de un poema de amor,
en las rendijas de tu vida perfecta y blanco vestido de novia
en las metáforas desquiciadas de un futuro estándararizado.


Y te abandono a tu locura normal,
a tu aberrante idea de libertad coartada por normas,
a un vos sin mí, eterno, imperturbable, estático (in)feliz

jueves, 1 de octubre de 2009

instante

atraviesa el instante herido en el alma
en que balbuceaste un te quiero silencioso...
mágica estática, perennidad de la memoria
congela el tiempo, dibujando caricias en la mente
te convertiste en el fantasma que habita en mis pensamientos más pecaminosos
espíritu que todo lo ve, todo lo juzga

t
e busco en la persistencia del día
en la insomne pesadilla de soñarte
te encuetro en las mañanas de mayo
en el olor a lluvia
en el instante preciso en que despierto
en mi piel

i
ronías del corazón,
de besos robados en la madrugada